“La estatal aquí me para, me va a aplicar la revisión de rutina, estábamos allí en la esquina grabando el video pa’l YouTube”, dice uno de los raperos en la grabación


Tlaxcala.- Si algo dicen todos los raperos en sus canciones es que las rimas y su capacidad de improvisar los han salvado de muchas situaciones, sobre todo, que los ayudó a salir de las calles.

Resulta que hace unos días se hizo viral un video bastante peculiar, donde cuatro chicos aparecían recitando una fina poesía con la cual sorprendieron al Internet, pero no por su habilidad, sino lo que consiguieron con ella.

De acuerdo con Milenio, estos jóvenes andaban por la calle cuando se les acercaron elementos de la Policía Estatal y el Grupo de Operaciones Especiales. No se sabe por qué razón los detuvieron, pero al verse acorralados y aprovechando que traían el flow y los beats listos, no les quedó de otra más que sacar su talento para impresionar a las autoridades, echándose una líneas para que los dejaran libres.

“No pienso tirar la toalla, la estatal aquí me para, me va a aplicar la revisión de rutina, estábamos allí en la esquina grabando el video pa’l YouTube, ya te lo sabes, homie, traigo la bocina al full, dando el tour por Tlaxcalita, claro así lo hago”, recita uno de ellos.

Puedes ver el video haciendo click aquí.

En sus barras, los otros jóvenes dejaron ver que no están haciendo nada malo, al contrario, pues con sus rimas se ganan la vida; además, demostraron que su mera pasión es el rap. Cabe aclarar que en todo momento y en lugar de reaccionar de manera violenta, los policías se quedaron callados, los escucharon con atención y se quedaron como simples espectadores.

“Aquí sigo rapeando, el estatal trae la credencial de mis compas, claro, en sus manos. Ésta es de Snapa, ésta es del Smor; el Smor yo lo vi, fluyendo sobre el beat, la tarde se nos pinta gris, pero yo voy siempre voy a caminar en la calle feliz. El compita me da un like, porque sabe que me la rifo para improvisar, ya llegaron y se van, les doy gracias porque no me llevan en la caja”, dijo el último chico, que bien podría estar en la batalla de los gallos.