El coronavirus, que se instala en un tipo de célula particular que se halla en los pulmones, fue hallado recientemente en células similares en el oído


Londres.- El Covid-19 podría causar una repentina y definitiva sordera, afirmó un grupo médico, dando cuenta del “primer caso” británico en la revista BMJ Case Reports.

Los médicos señalaron que se trata de un síntoma rarísimoentre la retahíla de efectos potenciales del Covid-19.

Los autores del artículo destacaron que el coronavirus, que se instala en un tipo de célula particular que se halla en los pulmones, fue hallado recientemente en células similares en el oído.

Este virus genera además una reacción inflamatoria y un aumento de la producción de citoquinas (un tipo de proteínas) implicadas en la pérdida de audición, según los autores.

“Pese a la considerable documentación sobre el covid-19 y los diversos síntomas asociados al virus, hay una falta de debate sobre la relación entre el covid-19 y la audición”, aseguraron estos expertos en la revista especializada. 

Los investigadores pidieron que se realicen tests en los hospitales, incluso en cuidados intensivos, para aplicar en caso necesario un tratamiento a base de esteroides.

Los expertos del estudio dan cuenta de un hombre de 45 años tratado por coronavirus en un hospital británico.

El paciente, que sufre además asma, fue admitido en cuidados intensivos, y baja respiración artificial.

Los médicos le suministraron un tratamiento a base de remdesivir, esteroides y de un intercambio de plasma sanguíneo.

“Su estado mejoró pero una semana después de haber salido de la unidad de cuidados intensivos, se quedó sordo de forma repentina del oído izquierdo. Las pruebas determinaron que sus conductos no estaban obstruidos y que sus tímpanos estaban intactos. Fue tratado con corticoides pero solo se restableció parcialmente”, dijeron.

Luego de descartar otras causas posibles, los médicos asociaron esta deficiencia auditiva al Covid-19, según la revista.

Dato Énfasis

Un primer caso similar fue anunciado en abril de 2020, en Tailandia.