Con esta aprobación se amplían de los delitos por los que el Presidente de la República podría ser juzgado


México.- Con 89 votos a favor y 23 en contra, el Pleno del Senado aprobó el dictamen de reforma constitucional en materia de fuero presidencial.

Con esta aprobación se amplían los delitos por los que el Presidente de la República podría ser juzgado.

Un acuerdo político, previo a la votación, de los coordinadores parlamentarios del Senado destrabó dos años de divergencias, entre la mayoría de Morena y la oposición del PAN, PRI, MC y PRD, que como Bloque de Contención impulsaron que de igual forma se retire la inmunidad procesal a los legisladores federales.

El dictamen avalado, que requiere del aval de al menos 17 congresos estatales, permitirá que el Presidente de la República sea imputado por todos los delitos por los que podría ser enjuiciado cualquier ciudadano.

Para el grupo parlamentario de Morena, la modificación constitucional implica la eliminación de la inmunidad procesal penal, conocida como fuero.

Sin embargo, senadores panistas cuestionaron que la reforma amplíe el catálogo de delitos por los que se puede imputar al Presidente de la República, pero que no establezca que éste tenga que ser acusado ante el Ministerio Público directamente, sino que, primero, deba ser denunciado ante la Cámara de Diputados para que, finalmente, sea la mayoría en el Senado la que decida si la inmunidad desaparece para que el mandatario pueda ser procesado ministerialmente.

La bancada de Morena insistió hasta el cansancio en que se había eliminado el fuero presidencial, pero la del PAN reviró y sostuvo que se trata de una “simulación”.

“Esto es una simulación: dice el Presidente que se va a quitar el fuero, pero es falso y no se vale engañar a la gente. No es cierto que se le pueda procesar como a cualquier ciudadano”, alegó el senador panista Damián Zepeda.

Para proceder penalmente contra el Presidente, sólo habrá que acusarlo ante la Cámara de Senadores, que resolverá con base en la legislación penal aplicable.

El catálogo de delitos por los que el Presidente podría ser juzgado, además de la traición a la Patria, abarca los hechos de corrupción y los delitos electorales.

Por Morena, el senador Martí Batres resaltó “lo fregón” que resultaba la reforma a los artículos 108 y 111.

“Eso es lo fregón de esta reforma: que el Presidente de la República pueda ser juzgado por cualquier delito, porque nunca en la historia de México se ha planteado constitucionalmente que el Presidente pueda ser juzgado”, agregó.

La iniciativa pasará ahora a los Congresos estatales para su aprobación.