Es la persona viva más anciana del mundo

Tokio.- Kane Tanaka, una mujer de 118 años, llevará la antorcha olímpica en los juegos de Tokio que se celebrarán en el mes de agosto. La mujer será asistida por su familia, que la empujará en una silla de ruedas durante gran parte de los 100 metros que tendrá que recorrer con el emblema que representa a los Juegos Olímpicos.

Kane Tanaka, es la persona viva más anciana del mundo. La mujer sobrevivió dos veces al cáncer y atravesó dos pandemias, la gripe española de 1918 y actualmente la de coronavirus. También vivió las dos Guerras Mundiales. Debido a su larga vida, Tanaka entró en los ‘Guinness World Records’ por su longevidad en 2019, tras la muerte de Chiyo Miyako el año anterior.

La longeva mujer tuvo cuatro hijos con el hombre con el que se casó a los 19 años y trabajó en la tienda familiar hasta los 103. Actualmente tiene cinco nietos y ocho bisnietos. Además, esta es la segunda vez que vivirá los Juegos Olímpicos en su país, ya que se celebraron también en Tokio en 1964, cuando ella tenía 61 años.

Eiji Tanaka, nieto de Kane Tanaka, comentó para CNN estar feliz por la larga vida que ha tenido su abuela y que pueda mantener su estilo de vida activo.

“Queremos que otras personas vean eso y se sientan inspiradas, y que no piensen que la edad es una barrera”.

Kane Tanaka, vive actualmente en un hogar de ancianos, ama las bebidas gaseosas y una de sus metas es ser la persona que más ha vivido, ya que ese récord pertenece a una mujer francesa que murió a los 122 años.

La longeva mujer participará en el relevo de la Antorcha Olímpica de Tokio 2020, que fue retrasado por la pandemia pero comenzará el 25 de marzo bajo estrictos protocolos de sanidad. En mayo, la antorcha pasará por Shime, una pequeña población de aproximadamente 45.000 habitantes donde vive Kane Tanaka.

Hasta la fecha, la persona de mayor edad que había llevado la antorcha olímpica fue la mujer brasileña Aida Gemanque, con 106 años hizo su relevo antes de los Juegos Olímpicos de Río 2016.

La mujer brasileña había superado a Alexander Kaptarenko, un ex jugador de tenis de mesa que hizo un relevo con la antorcha olímpica antes del comienzo de Sochi 2014, a la edad de 101 años.