Este es el primer viaje del pontífice desde que inició la pandemia de coronavirus

Ciudad de México.- El Papa Francisco pidió un alto a la violencia, el extremismo, las facciones y la intolerancia en su primer discurso dado por su visita a Irak, exhortando a reconstruir al país que ha vivido años de guerras, vía la discusión franca y sincera.

En su reunión con autoridades, sociedad civil y el cuerpo diplomático de Irak, el Papa Francisco pidió que cesen los intereses particulares que son indiferentes a la población local. La reunión se dio en un salón del palacio presidencial de Bagdad.

“A causa de la violencia, de la persecución y del terrorismo han perdido familiares y seres queridos, casa y bienes esenciales”

Este es el primer viaje del Papa Francisco desde que inició la pandemia de coronavirus, y se dio a un país que tiene tensiones con Estados Unidos, por tensiones entre las tropas de ambas naciones. Hace días proyectiles impactaron en un cuartel con soldados de España, Estados Unidos y de Irak. Un funcionario del Ejército de Estados Unidos murió de un paro cardíaco por el ataque.

El Papa Francisco se refirió a la gente que busca seguridad y formas de salir adelante y llamó a que se les ofrezca voz para vivir y trabajar en paz, elogiando esfuerzos para evitar los conflictos armados.

“Los yazidíes son víctimas inocentes de una barbarie insensata y deshumana, perseguidos y asesinados a causa de sus creencias religiosas, cuya propia identidad y supervivencia se han puesto en peligro”

Esta es la primera vez que el Papa Francisco visita Irak, país de mayoría musulmana que llegó a tener una considerable población católica.

A principios de los 2000, Irak tenía un millón 500 mil personas que profesaban la fe católica, pero después de episodios de guerra y conflictos, la población disminuyó a 250 mil. El Papa Francisco se reunirá con musulmanes y el ayatolá Alí Sistani, de los chiitas.