El Príncipe saudí Mohammed bin Salman aprobó el asesinato del periodista opositor Jamal Khashoggi, en 2018, según inteligencia de EU


México.- El Príncipe saudí Mohammed bin Salman aprobó, y probablemente ordenó, el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, en 2018, afirmó un reporte de Inteligencia de Estados Unidos publicado este viernes.

El esperado informe está basado en información clasificada de la CIA y otras agencias de inteligencia después del asesinato de Khashoggi, un crítico de la Corona Saudí, en octubre de 2018 dentro del consulado saudí en Estambul.

“Evaluamos que el Príncipe de Arabia Saudí Muhammad bin Salman aprobó una operación en Estambul, Turquía, para capturar o matar al periodista Jamal Khashoggi”, concluyó el reporte.

“Basamos esta evaluación en el control del Príncipe heredero sobre la toma de decisiones en el Reino, la participación directa de un asesor clave y de miembros del destacamento de protección de Muhammad bin Salman en la operación, y el apoyo del Príncipe heredero al uso de medidas violentas para silenciar a disidentes en el extranjero, incluido Khashoggi”, añadió.

Además, el Departamento de Estado emitió restricciones de visa a Estados Unidos para 76 personas saudíes relacionadas con amenazas a disidentes y periodistas. La Administración Biden llamó a esta política “Veto Khashoggi”.

La decisión de liberar el informe, compilado por la Oficina del Director Nacional de Inteligencia pero retenido bajo la Administración de Donald Trump, refleja la determinación del nuevo Gobierno estadounidense de recalibrar las relaciones con Arabia Saudí, el mayor exportador de petróleo, en torno a su manejo de los derechos humanos.

Antes de la publicación del informe, el Presidente estadounidense, Joe Biden, conversó el jueves con el Rey saudí, Salman bib Abdulaziz al-Saud.

Biden habló sobre la seguridad regional y el renovado esfuerzo de EU y las Naciones Unidas para poner fin a la guerra en Yemen y “afirmó la importancia que EU pone en los derechos humanos universales y el Estado de derecho”, dijo la Casa Blanca en un comunicado.

El Príncipe Salman ha negado cualquier participación en el asesinato, al tiempo que dice que acepta la responsabilidad simbólica por el crimen como gobernante de facto del país.

Funcionarios saudíes han dicho que el asesinato fue perpetrado por agentes corruptos que fueron procesados.

Al desclasificar el informe, el Presidente Biden revirtió la negativa Trump de publicarlo desafiando una ley de 2019, lo que refleja una nueva voluntad de Estados Unidos de cuestionar al reino en cuestiones que van desde los derechos humanos hasta la guerra en Yemen.

Khashoggi, de 59 años, fue atraído el 2 de octubre de 2018 al consulado saudí en Estambul con la promesa de un documento que necesitaba para casarse con su prometida turca. Un equipo de agentes vinculados a Bin Salman lo mató y desmembró su cuerpo en el lugar. Sus restos no han sido encontrados.