La población desoyó las recomendaciones de quedarse en casa: SSH

Pachuca.- Tras la celebración del 14 de febrero y la movilidad social asociada a esta romántica fecha, Hidalgo experimenta un “discreto repunte” de casos COVID-19, informó la Secretaría de Salud estatal.

Afortunadamente, dijo el titular de esa dependencia, Alejandro Benítez, conforme avanzó febrero la pandemia empezó a declinar, observando una “dramática reducción” de casi 800 a cerca de 300 pacientes hospitalizados en todo el sector salud estatal.

“La población desoye las recomendaciones y el 14 (de febrero) fue motivo para que saliera a las calles, provocando un discreto repunte por desoír las recomendaciones”, lamentó durante conferencia de prensa virtual.

A principios de enero hubo un incremento en la movilidad, asociada a festejos como Navidad, Año Nuevo y Día de Reyes, lo que se tradujo en un aumento en el número de contagios, hospitalizaciones y defunciones.

Ante este panorama, el gobierno del estado ordenó adelantarse al semáforo epidemiológico y gracias a esta estrategia, así como a la paciencia y sacrificio de la población, hemos observado una importante desaceleración de la pandemia, celebró Benítez Herrera.

El último reporte de la Secretaría de Salud federal dado a conocer ayer por la noche, posiciona a Hidalgo en el sitio 11 a nivel nacional con más defunciones, 5 mil 331, a consecuencia del COVID, y 34 mil 94 casos positivos. A lo largo de casi un año se han recuperado 22 mil 153 hidalguenses.