Expertos imparten conferencias, mesas temáticas y talleres, dirigidos a paterfamilias


Pachuca.- En un esfuerzo binacional para reducir la obesidad en niños, niñas y adolescentes, la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), en conjunto con la Secretaría Ejecutiva de Elige Vivir Sano del Ministerio de Desarrollo Social y Familia del gobierno de Chile, realiza en modalidad virtual el seminario-taller Construyendo una vida saludable en la escuela y el hogar, este 21 y 22 de enero.

Al inaugurar los trabajos ante más de 500 asistentes conectados a través de la plataforma virtual Zoom, el rector de la UAEH Adolfo Pontigo Loyola, señaló que esta actividad tiene la finalidad de proponer estrategias para atender el problema de salud pública de la obesidad que conlleva otras enfermedades como la diabetes y la hipertensión.

“Este seminario-taller fortalecerá el desarrollo de modelos para entornos escolares saludables. En nosotros reside la responsabilidad de enseñar formas de vivir más sustentables”, afirmó.

Gustavo Cabrera, en representación de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo, celebró el esfuerzo que se ha hecho en Sudamérica con el etiquetado de alimentos para proporcionar información sobre los productos, a lo que se debe sumar el esfuerzo del hogar y la escuela.

La jefa del Departamento de Cooperación Sur de la Agencia Chilena de Cooperación Internacional para el Desarrollo, Carla Guazzini, destacó que la cooperación, el intercambio de experiencias y la atención que se debe prestar a las niñas, niños y jóvenes es indispensable para enfrentar el problema de la obesidad que se ha acentuado en el contexto del sedentarismo al que ha orillado el confinamiento por la pandemia generada por el virus COVID-19.

En la primera conferencia Experiencias y buenas prácticas en entornos escolares saludables, Daniela Godoy Gabler habló sobre los resultados del proyecto ambientes escolares saludables sustentables. Concluyó que la escuela tiene un gran impacto para la nutrición de la niñez y la adolescencia, por lo que realizar intervenciones de alimentación y actividad física en centros escolares es muy importante para la prevención y tratamiento de la malnutrición, así como de la obesidad.

Durante la segunda ponencia El mejoramiento de los ambientes alimentarios escolares, una oportunidad en la etapa post COVID-19, el investigador de la UAEH Marcos Galván García, reveló que en 2019 el 45 por ciento de niños no consumían frutas y verduras, además de que entre 2000 y 2016 se duplicó el porcentaje de pequeños con sobrepeso.