El crédito al consumo vigente, que es el dirigido a las familias mexicanas, registró una caída de 13.6 por ciento en términos reales en febrero pasado respecto a igual mes de 2020, revelaron cifras del Banco de México.

El crédito al consumo vigente, que es el dirigido a las familias mexicanas, registró una caída de 13.6 por ciento en términos reales en febrero pasado respecto a igual mes de 2020, revelaron cifras del Banco de México (BdeM).

Según el reporte de Agregados Monetarios, el financiamiento al consumo, sin contar la cartera vencida, se ubicó en el segundo mes de 2020 en 950 mil millones de pesos, cifra inferior al billón 59 mil millones de pesos del mismo mes previo.

Al interior, el rubro más golpeado ha sido el de créditos personales, que registró un desplome de 23 por ciento al pasar de 200 mil millones de pesos a únicamente 159 mil millones en el periodo referido.

Otro segmento fuertemente afectado fue el de tarjetas de créditos, el cual bajó de 399 mil millones de pesos en febrero de 2020 a 346 mil millones en igual mes de 2021, lo que representa una caída de 16.4 por ciento.

En lo que respecta a los créditos de nómina, estos tuvieron una disminución anual de 7.1 por ciento al pasar de 257 mil millones de pesos a 248 mil millones.

En tanto, los financiamientos para la adquisición de bienes duraderos, que incluye préstamos para la compra de automóviles o muebles bajó de 165 mil millones de pesos a 163 mil millones, equivalente a 4.4 por ciento en términos reales.

Por el lado de los créditos a las empresas, según el informe del BdeM, la caída de febrero pasado respecto a igual mes de 2020 fue de 5.9 por ciento al pasar de 2 billones 648 mil millones de pesos a 2 billones 586 mil millones de pesos.

La caída general del financiamiento al sector privado, que incluye a familias y empresas, es consecuencia de la crisis económica provocada por la pandemia, dado que por un lado hay menos demanda de crédito y, por otro, la banca puso mayores restricciones.

Información de La Jornada