El diputado de Morena plantea que quienes cambien de grupo parlamentario permanezcan 30 días como diputados sin partido antes de integrarse a otro


México.- El diputado David Bautista Rivera (Morena) presentó ante la Comisión Permanente una iniciativa contra el llamado “chapulineo” parlamentario, que consiste en el cambio, por intereses personales, de un legislador o legisladora a un grupo parlamentario de partido distinto.

En un comunicado, explicó que la representación proporcional, a través de la cual se atribuye a cada partido o coalición un número de escaños proporcional al número de votos recibidos, busca que la población quede política y democráticamente bien representada en la Cámara de Diputados.

“Sin embargo, este sistema se ve afectado por un fenómeno muy recurrente que es el cambio de diputados entre grupos parlamentarios y que ha captado la atención y la preocupación de la ciudadanía”, dijo.

Este fenómeno, expresó, se justifica con el argumento de garantizar el propio ejercicio del derecho político de las y los legisladores, contradiciendo, en muchos casos, el encargo que la ciudadanía otorgó mediante su voto, y que ocasiona graves perjuicios que se traducen en desacreditación y desconfianza de la en los “representantes del pueblo”.

Aseveró que la excusa de “libertad de afiliación” no es suficiente para justificar el transfuguismo parlamentario, porque los diputados llegaron al curul representando a un partido político o a la ideología o corriente política del mismo, especialmente tratándose de los legisladores plurinominales.

Por ello, manifestó Bautista Rivera, el “chapulineo congresista” contraviene la voluntad del pueblo y su voto, pues precisamente, los diputados fueron votados por considerarlos representantes de ese cúmulo de ideas.

En ese sentido, indicó que propuso reformar el artículo 6 de del Reglamento de la Cámara de Diputados, a fin de que las y los diputados permanezcan en el grupo parlamentario adscritos durante 90 días, antes de renunciar al mismo o solicitar un cambio.

Asimismo, quienes cambien de grupo parlamentario permanecerán, durante 30 días, como diputados independientes para después integrar el grupo parlamentario de su elección.

“La curul parlamentaria no pertenece al partido político, pero tampoco pertenece al diputado: la curul pertenece al electorado, al pueblo; y el pueblo votó por un cúmulo de ideas, postulados y declaraciones que se supone se materializaban en el diputado por el que votó”, expresó.