La reforma al artículo 20 establece que las personas extranjeras que contraigan matrimonio deberán acreditar que han residido en México durante años anteriores


Cd de México.- La Cámara de Diputados aprobó, por consenso de 467 votos a favor, el dictamen que reforma los artículos 11 y 20 de la Ley de Nacionalidad, a fin de fortalecer el principio de igualdad y la no discriminación, mediante un lenguaje incluyente.

La reforma al artículo 20 establece que las personas extranjeras que contraigan matrimonio o hayan celebrado unión legal en materia de derecho familiar acorde a la legislación nacional y que sea equiparable al matrimonio o sean concubinos, con personas de nacionalidad mexicana, deberán acreditar que han residido y vivido de consumo en el domicilio conyugal establecido en el territorio nacional durante los años inmediatamente anteriores a la fecha de solicitud.

También se modificó el artículo 11 para precisar que todo lo no previsto en esta ley, se aplicarán supletoriamente las disposiciones del Código Civil Federal y de la Ley Federal de Procedimiento Administrativo. El dictamen fue enviado al Senado.

Se propone una mejor garantía a los derechos humanos

Al fundamentar el dictamen, la diputada Rocío Barrera Badillo (Morena) señaló que nuestro país se ha convertido en una nación a la que se dirigen aquellas personas que buscan una mejor vida o forjarse un mejor destino. “Quienes llegan a México para compartir su visión y hacer vida en común saben que en nuestro país encontrarán leyes que les protegen, reconocen sus derechos y los incluyen”, agregó.

Dijo que el mérito de la reforma está en reconocer que el vínculo matrimonial produce efectos entre las partes para desarrollar una identidad nacional y reconoce igualmente que dichos efectos de sano desarrollo de identidad nacional e integración se constituye entre quienes hayan optado por una unión legal en materia familiar o se encuentren en concubinato.

“El dictamen –-indicó– propone una mejor garantía a los derechos humanos establecidos en la Constitución Política, tratados internacionales y criterios tanto en lo familiar como en el derecho de nacionalidad”.

 

Necesario, fortalecer parámetros respecto del principio de igualdad

La promovente de la iniciativa, la legisladora Ana Lilia Herrera Anzaldo (PRI) expresó que este dictamen significa un reconocimiento de igualdad, lenguaje inclusivo para todas y todos. “Se logra el lenguaje inclusivo en la realización de dos de los actos civiles más importantes a los que una persona, sin importar su género o preferencia u orientación sexual, puede realizar y acceder, el matrimonio y la nacionalidad”.

Indicó que esta iniciativa tiene el propósito de fortalecer los parámetros generales respecto del principio de igualdad y la no discriminación, generando un lenguaje incluyente, evitando la confusión, ambigüedad de la norma y, en su caso, negación de los derechos sobre todo en aquellos que su ejercicio se entiende tanto para hombres como mujeres.