¡Violencia generalizada!

Por Alejandro Álvarez Manilla

Los ataques ya no son en redes sociales, sino cobran víctimas mortales.

Del Bullying llegamos a la violencia. La semana pasada fue una de las más violentas en tiempos recientes del país. En Guanajuato hubo incendios y bloqueos así como amenazas, además de ejecuciones.Aunque la más cruenta fue la ocurrida en la Ciudad de México, con el atentado al secretario de Seguridad Pública Omar Garcia Harfuch, a quien sicarios a contrato le atacaron, lograron solo herirlo pero dos de su equipo de seguridad perdieron la vida, así como una joven que transitaba por la zona de las Lomas de Chapultepec, fue víctima del fuego cruzado.
La polarización verbal y digital se acrecentó y, ya no solo con las víctimas mortales, sino que en redes sociales, se hizo una similitud del atentado al García Harfuch, y se calificó de “Los sicarios del narco son la contracara del sicariato mediático” por parte del John Ackerman, a quien en reciente publicación se le adjudican adquisiciones de propiedades recientes sin justificación hasta ahora, ya que con sus ingresos de Académico y, los de su esposa, la secretaria de la Función Pública Irma Sandoval en cinco años es difícil comprar.
Estas lascivias declaraciones llevo a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos a exhortar  para que se conduzca con civilidad y respeto de las personas que ejercen el periodismo.
Pero en Guanajuato, la violencia supera ya no a la vigilancia sino a la impartición de justicia, luego de que la familia del delincuente José Antonio Yépez apodado el “Marro”, líder del cártel “Santa Rosa de Lima”, que amenazó con redoblar la criminalidad en la entidad, después de la detención de su madre, hermana y prima con droga y dinero en efectivo, así como a 25 cómplices más.
En este estado del Bajío mexicano, este fin de semana se escribió otra historia de impunidad, fueron liberados su padre que tenía tres meses en prisión al ser detenido en vehículo robado, al pagar una fianza de 10 mil pesos y a su madre por falta de pruebas.
Así, a solo unos días de haber sido electo Presidente, Andrés Manuel López Obrador. Las cuentas en Procuración de Justicia y Seguridad no se le han dado, a un año y siete meses de Gobierno. Se han presentado hechos inéditos,  el secuestro de un General, el asesinato de un juez y su esposa, la amenaza con explosivos a la Refinería de Salamanca, Guanajuato, y el ataque al jefe de la policía capitalina.
El Presidente tendrá que dar un vuelco a sus acciones hasta realizadas, al no tener buenos resultados debe cambiar su plan de gobierno y, hasta de funcionarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *