El Mandatario estatal comentó que le fue notificada dicha acción y aseguró que esto es en consecuencia de su postura por la problemática del agua


Chihuahua.- Javier Corral, Gobernador de Chihuahua, acusó como acto de represalia el retiro de apoyo del Ejército y la Policía Federal en el estado.

A través de Twitter, el Mandatario estatal comentó que le fue notificada dicha acción y aseguró que esto es en consecuencia de su postura por la problemática del agua en la entidad.

“Les informo de un asunto que me parece bastante delicado, y que asoma ya, otra dimensión en la relación del Gobierno Federal con el Gobierno del estado de Chihuahua, derivado de nuestra posición por el tema del agua”, tuiteó.

Corral señala que ayer le fue comunicado por el secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, que “en el Gabinete de Seguridad se acordó que los responsables de las fuerzas federales en el estado sesionen diariamente, por su lado, en la zona militar, atendiendo los temas de su ámbito de competencia”.

“Las críticas del gobierno del estado a su participación en la custodia de diversas instalaciones cuya custodia es su responsabilidad constitucional, dado su carácter estratégico, generan un ambiente de confrontación que queremos evitar hasta donde sea posible”, se lee en su cuenta de Twitter.

Informó que los representantes de las fuerzas federales abandonan la coordinación en materia de seguridad pública con el gobierno estatal.

El Mandatario aseguró que se incumple el compromiso de hacer de la seguridad un campo de neutralidad política, y se usa como un mecanismo de represalia, toda vez que el acuerdo federal se sostiene como acuerdo de colaboración recíproca para salvaguardar la vida y la integridad de las personas.

Finalmente, Corral Jurado cuestionó la similitud de este Gobierno con el de Enrique Peña Nieto, ya que dijo “en represalia por nuestra lucha vs la corrupción nos retiró el apoyo del Ejército y la Policía Federal”.