Pfizer inició estudio para determinar si una tercera dosis de su vacuna puede impulsar mayor protección contra variantes de Covid-19


Pfizer Inc. y su socio BioNTech SE han comenzado un estudio clínico para observar si una tercera dosis de su vacuna existente contra el Covid-19 puede estimular respuestas inmunes más fuertes contra nuevas variantes.

El ensayo clínico examinará la seguridad y las respuestas inmunes de una tercera dosis de la vacuna en hasta 144 personas que participaron en el estudio de fase 1 de las compañías. La dosis se administra entre seis y 12 meses después del régimen inicial de dos dosis, y los investigadores analizarán la sangre de los participantes para ver si aumenta los niveles de anticuerpos producidos contra las nuevas cepas de Sudáfrica y otros lugares.

Además, las compañías planean comenzar un estudio en humanos de una nueva vacuna que sea específica para la variante recientemente circulante que surgió en Sudáfrica, dijeron las compañías en un comunicado. Ese ensayo podría comenzar en aproximadamente un mes, dependiendo de las negociaciones con los reguladores, dijo Philip Dormitzer, director científico de vacunas virales de Pfizer.

Investigadores de todo el mundo están monitoreando si las nuevas cepas emergentes de Sudáfrica, Brasil y otros lugares podrían reducir la eficacia de las vacunas en el mundo real. Si bien Pfizer dice que la vacuna existente es lo suficientemente potente como para ser efectiva contra las nuevas variantes, en el laboratorio produce niveles más bajos de anticuerpos neutralizantes contra la variante de Sudáfrica, de la que los científicos están más preocupados hasta ahora.

Las vacunas de Johnson & Johnson y Novavax Inc., que se probaron en ensayos en humanos en Sudáfrica en un momento en que estaba presente la nueva cepa, mostraron una eficacia algo menor contra ella.

“Si bien no hemos visto ninguna evidencia de que las variantes circulantes provoquen una pérdida de la protección proporcionada por nuestra vacuna, estamos tomando múltiples medidas para actuar de manera decisiva y estar listos en caso de que una cepa se vuelva resistente a la protección que brinda la vacuna”, dijo en un comunicado Albert Bourla, director ejecutivo de Pfizer.

Los nuevos ensayos de Pfizer podrían producir resultados en varios meses y proporcionar datos cruciales que permitirían a Pfizer y BioNTech actualizar rápidamente la vacuna o implementar vacunas de refuerzo si es necesario, dijo Dormitzer.

Según los datos hasta ahora, “parece poco probable que el virus escape de la protección” con las nuevas variantes, dijo Dormitzer. Sin embargo, reconoció que todavía es pronto y Pfizer quiere estar preparada en caso de que se requiera una dosis de refuerzo o una vacuna para la cepa específica.

“Existe la posibilidad de que algún día haya una variante que realmente escape a la protección, por lo que estamos haciendo los preparativos”, dijo Dormitzer.

Información de Bloomberg