OMS exhorta a prevenir suicidios como política pública

Cada 40 segundos se suicida una persona en el mundo y entre la juventud el suicidio es la segunda causa de muerte


Ginebra.- La Organización Mundial de la Salud (OMS) presentó este día la campaña “40 segundos para actuar”, en colaboración con sus asociados mundiales, la Federación Mundial de Salud Mental, la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio y United for Global Mental Health.

La campaña culminará el 10 de octubre, el Día Mundial de la Salud Mental, que este año también abordará la prevención del suicidio, pues cada 40 segundos se suicida una persona en el mundo y entre la juventud el suicidio es la segunda causa de muerte.

Aunque ya son 38 los países que tienen estrategias específicas para evitar el suicidio, este número aún es muy reducido. Desde hace cinco años que fue publicado el primer informe mundial de la OMS sobre el suicidio, los países que han desarrollado estrategias para prevenirlo aumentó.

En un comunicado difundido en el Día Mundial de la Prevención del Suicidio, la OMS dijo que aunque el 79 por ciento de los suicidios ocurre en países de ingresos bajos y medios, la tasa más alta corresponde a países de ingresos altos, en los que también se suicidan casi tres veces más hombres que mujeres.

En los países de ingresos bajos y medios, la tasa es muy parecida, agregó el comunicado de la OMS, y especificó que “el suicidio es la segunda causa de muerte entre los jóvenes de 15 a 29 años, después de los accidentes de tránsito”.

En los adolescentes de 15 a 19 años, el suicidio es la segunda causa de muerte entre las niñas (después de las afecciones maternas).

Asimismo, es la tercera causa de muerte entre los niños (después de los accidentes de tránsito y la violencia interpersonal. Los métodos de suicidio más utilizados son el ahorcamiento, la intoxicación voluntaria por plaguicidas y las armas de fuego.

Las intervenciones que han resultado ser más eficaces en la reducción de los suicidios son la restricción del acceso a los medios de suicidio, y la sensibilización de los medios de comunicación para que informen sobre los suicidios de forma responsable.

Así como la puesta en marcha entre los jóvenes de programas de aptitudes para la vida, que les permitan hacer frente a las dificultades cotidianas, como la detección temprana, gestión y seguimiento de las personas en riesgo de suicidio.

La intervención con mayor potencial inmediato para reducir el número de suicidios es la restricción del acceso a los plaguicidas, que son utilizados para la intoxicación voluntaria, lo que significa que muchos intentos de suicidio con frecuencia derivan en muerte, especialmente cuando no hay antídotos o servicios médicos cercanos.

El registro oportuno y la vigilancia periódica de las tasas de suicidio en el ámbito nacional son los cimientos de las estrategias nacionales eficaces para la prevención del suicidio.

Sin embargo, sólo 80 de los 183 Estados Miembros de la OMS para los que se publicaron estimaciones en 2016, disponían de registros civiles con datos de buena calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *