En colaboración con la empresa mexicana Solarever, la UNAM abrirá un laboratorio solar para hacer pruebas y certificaciones de equipos fotovoltaicos. 

La Universidad Nacional Autónoma de México, en colaboración con la empresa mexicana Solarever, se encuentran afinando detalles para que durante el segundo semestre del 2021 se ponga en marcha un Laboratorio Solar, en donde se harán pruebas y certificaciones de equipos fotovoltaicos de clase mundial.

Este laboratorio estará ubicado en Temixco, Morelos, y en él se podrán analizar y certificar la calidad de los materiales y componentes con que se construyen los paneles solares, así también para prever riesgos y optimizar la tecnología de energía solar.

“Estas instalaciones te van a permitir medir módulos fotovoltaicos completos y además tenemos un simulador solar, que es para ciertas pruebas necesarias para cumplir normativas que requieren tener el sol en todo su esplendor y no podemos depender de que pase una nube y no puedas hacer la prueba. La intención es tener un laboratorio de clase mundial y aumentar el contenido nacional de la industria solar mexicana”, comentó Karla Cedano, secretaria de Gestión Tecnológica y Vinculación en el Instituto de Energías Renovables de la UNAM, Campus Morelos.

“El mercado fotovoltaico en México crece y cada vez hay más y más paneles solares instalados en el país, pero estamos un poco mal acostumbrados a sólo traer paneles con certificaciones americanas, con tecnología asiática, con tecnología europea, entonces parte del trabajo es desarrollar producto mexicano, ingeniería mexicana, investigación mexicana y que esta misma investigación y trabajo pueda competir perfectamente con cualquier estándar internacional, con cualquier producto internacional”, detalló, por su parte, Carlos Gutiérrez de Solarever.

“Estamos convencidos de que las instalaciones tienen que ser no sólo para hacer investigación de cualquier clase, sino también dar un servicio muy necesario a la industria nacional, que puedan probar sistemas, que puedan revisar calidad, confiabilidad, que pueda sacar certificaciones internacionales”, agregó Cedano.

Se pretende que este laboratorio favorezca a la industria de energías limpias en México pero que también sirva de formación práctica para los estudiantes del Instituto de Energías Renovables de la UNAM.