¡Liderazgo opositor!

Por Alejandro Álvarez Manilla

La caravana en “Defensa de la Vida y la Paz” movimiento social que habrá que atender.
Batallas se ganan y se pierden en la política. Andrés Manuel López Obrador como líder social desde el siglo pasado sabe de ello. Ahora le corresponde enfrentar diversas desde la Presidencia de la República. México es una nación en desarrollo como movimiento que genera cambios y con ellos conflictos. Corresponde al Presidente afrontar día a día diversas situaciones, desde lo social, económico y hasta hechos de violencia de todo tipo.
Sin oposición política que le desafíe, López Obrador responde todo y de todo en su habitual conferencia matutina cinco días de la semana. Donde ha respondido ante tragedias como la de Tlahuelilpan, Hidalgo por fuga y robo de combustible, la masacre familiar de Bavispe Sonora que enluto a familias de la región. O los embates del gobierno norteamericano sobre migrantes y aumentos de aranceles o impuestos a productos mexicanos. Además de los condicionantes para el acuerdo comerciales trilateral con EUA y Canadá.
A lo que también, su sumo la amenaza política por la detención de Genaro García Luna ex funcionarios del gobierno encargado de la Seguridad Nacional. Y también el asilo político apapachado para Evo Morales ex presidente de Bolivia. Actualmente el conflicto de la migración de los servicios de salud para la población, que como fue el caso de la desaparición de la policía federal, que por cierto aún no concluye, que en ambos casos hubo errores de procedimiento.
A todos esos problemas, el Presidente les ha enfrentado así como a las manifestaciones de afectados tanto en provincia como en la Capital de organizaciones campesinas. Pero a partir del jueves 23 inicia el problema mayor. La sociedad civil se organiza para hacer la caravana en Defensa de la Vida y la Paz, el poeta Javier Sicilia y la familia LeBarón arrancan desde Cuernavaca, Morelos, población dañada, como otras por acciones del crimen organizado que dañan a la población ante la inoperancia o complacencia de las autoridades.
Hechos que se ven diariamente en cada rincón del país. Donde la frase Presidencial de “Abrazos no balazos” no funciona. A donde ha hecho llamados Julián LeBarón para que cualquier ciudadano se acerque y le abrace, para que le reconforte en su movimiento. El poeta Sicilia hizo esta misma caravana contra el presidente Felipe Calderón, y solo logro apoyo y seguridad personal del gobierno.
Ahora, ante las declaraciones mediáticas tanto de LeBarón como Sicilia, y el hartazgo de miles de personas dañadas por la inseguridad, este movimiento si realmente busca obtener una solución en beneficio del país será muy importante con la suma de dolidos y afectados ante la carencia de seguridad en la nación.
Esto será un reto más para López Obrador, quien como luchador social enfrento varias batallas, algunas las gano de alguna u otra forma. Ahora le corresponderá ser pasar de activista a autoridad, que como tal moverá lo que tenga a su alcance solucionar este conflicto. Conflicto que plantea esta oposición social emergente que lucha por acabar con los asesinatos, robos, cobro de piso, extorsiones, secuestros, y el trasiego de droga que tanto dañan a la población.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *