La alerta Carstens

roberto cienfuegos

Lo dice un experto. Como bien se sabe, Agustín Carstens es un funcionario con una larga experiencia en México y fuera del país. Ha desempeñado con éxito funciones de alta responsabilidad en el Fondo Monetario Internacional, la Secretaría de Hacienda y el Banco de México. Ahora funge como titular del Banco de Pagos Internacionales en Basilea, Suiza, conocido como el banco de los bancos centrales.

Con ese respaldo de conocimiento y experiencia, Carstens acaba de publicar un texto periodístico y una larga entrevista con El Universal, donde alerta sobre los riesgos de una inflación prolongada y, peor aún, una estanflación. Sus comentarios y sobre todo propuestas merecen atención, especialmente porque ocurren en un momento en que México y el mundo, claro, parecen encaminados a sufrir una serie de agobios económicos y financieros pocas veces atisbados.

Insisto, las alertas de Carstens coinciden con un momento mexicano de suyo complicado y poco previsor. Hace unos días, el presidente Andrés Manuel López Obrador censuró a los “técnicos” del Banco de México, unas horas después del anuncio el jueves pasado sobre un alza histórica de la tasa base de interés del ente emisor, vigente 24 horas después, ubicada en 7.75 por ciento. Aunque aseguró que respeta la autonomía del banco central, en donde despacha su propuesta Victoria Rodríguez Ceja, López Obrador dijo que los “técnicos” de Banxico actúan como “científicos”. Ya se sabe que el presidente es más partidario de la fidelidad que del conocimiento. Sugirió además la búsqueda de nuevas formas para contener la inflación sin que esto signifique una parálisis económica.

López Obrador dijo que sería mejor privilegiar el aumento de la producción nacional como mecanismo para contrarrestar el alza de los precios. Anunció además que en julio, cuando se entreviste con su colega estadunidense, Joe Biden, planteara un plan conjunto de combate a la inflación y dijo que confía en que sea atendido porque el tema inflacionario preocupa al hoy inquilino de la Casa Blanca.

En México la inflación general anual hasta la primera quincena de junio se ubicó en 7.88%, corroboró el pasado jueves el Instituto Nacional de Estadística y Geografía. Así, el Índice Nacional de Precios al Consumidor creció 0.49 % respecto a la quincena anterior. Se trata de fenómenos no vistos en México en más de dos décadas, y que están golpeando intensamente a millones de familias mexicanas cada día de sus días.

A esto se suma el hecho de que México está creciendo muy poco este sexenio, en parte por la pandemia del coronavirus, es cierto, pero también por la ausencia de motores económicos, aún antes de que sobreviniera el Covid-19, según quedó claro al cierre del primer año de gobierno de López Obrador cuando la actividad económica de México registró una contracción de 0.14%, según cifras desestacionalizadas que divulgó el Inegi.

Es previsible incluso que estemos a las puertas de un sexenio perdido en materia económica, con índices de crecimiento aun por debajo de los registrados en los repudiados regímenes neoliberales, que de suyo ya eran precarios o mediocres. Demasiados indicios apuntan a que en el sexenio 2018-2024 serán peores.

Por ello resulta crítico a la luz de lo observado y de las circunstancias imperantes que se haga a un lado la tozudez y se inicie un periodo de sensibilización, dicho así. Están en juego millones de personas en México.

Carstens propone la adopción de reformas estructurales para la reactivación de los motores de crecimiento a largo plazo, incluyendo la promoción de la competencia, la inversión en infraestructura pública y educación, la capacitación para la era digital, y un uso responsable de diferentes fuentes de energía.

Dice además que en lo que los bancos centrales hacen su trabajo en el corto plazo, otros hacedores de política pública deben trazar la ruta para la siguiente etapa del viaje, buscando un crecimiento acelerado y sostenible, para el beneficio de toda la sociedad.

La interrogante es si ¿Prevalecerá la tozudez o entraremos en una etapa, digamos, de sensibilización ante la voz de un experto como Carstens y de otros que también de alguna manera lo vienen señalando?

ro.cienfuegos@gmail.com

@RoCienfuegos1

Artículo anteriorDedica María José concierto en Pachuca a comunidad LGBT+
Artículo siguienteEl triunfo de Petro
Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM y Maestro por la Universidad Politécnica de Tulancingo de Bravo, Hidalgo. Coberturas internacionales en Brasil, Colombia, Dinamarca, Jamaica, Perú, Taiwán, y Trinidad y Tobago. Corresponsal de Excélsior y Notimex en Estados Unidos y en Venezuela. Su trabajo aparece en McGraw-Hill, la revista colombiana Dinero, las agencias noticiosas Ansa, United Press International, Xinhua, Notimex, La Opinión de Los Ángeles, Hoy, The Dallas Morning News y Tiempos del Mundo. @RoCienfuegos1 ro.cienfuegos@gmail.com