En Bolivia, detuvieron a dos enfermeras que presuntamente están involucradas en el robo de 500 dosis de vacunas contra el coronavirus.

Dos enfermeras en Bolivia fueron detenidas luego de participar en el robo de 500 dosis de la vacuna contra la COVID-19, esto en un pequeño poblado al noreste de aquella nación. Ya fueron puestas en prisión preventiva mientras se hacen las investigaciones correspondientes.

La Fiscalía de Bolivia informó que estas enfermeras estaban a cargo de la custodia de las dosis, siendo el jueves cuando ocurrió el robo. Estas enfermeras laboraban en el hospital Los Almendros de la localidad de Guayaramerín.

El viernes, justo un día después del robo, las vacunas fueron devueltas por un par de hombres encapuchados que huyeron, sin embargo estas vacunas quedaron inservibles por haberse roto la cadena de frío de almacenamiento.

Ayer por la noche se determinó que estarían 60 días en prisión preventiva como medida cautelar hasta que se demuestre su inocencia. Este suceso ha provocado un retraso en la vacunación en Bolivia y también ha desatado duras críticas a las autoridades, pues sucede en una época de escasez de los biológicos para inocular a la población.