Es es el segundo presidente católico de EU

Ciudad de México.- Joe Biden y Kamala Harris juraron como presidente y vicepresidenta de Estados Unidos este miércoles. Para realizar sus juramentos usaron Biblias propias cargadas de significado personal, escribiendo nuevos capítulos en una larga tradición estadounidense.

La Constitución no requiere el uso de un texto específico para las ceremonias de juramento y sólo especifica la redacción del mensaje que deben leer los funcionarios. Esa redacción no incluye la frase “con la ayuda de Dios”, pero todos los presidentes modernos la han adjuntado a sus locuciones y la mayoría han elegido Biblias que tienen significados simbólicos tanto personales como para el público en general.

Eso incluye a Biden, católico practicante, quien usó la misma Biblia familiar que utilizó las dos veces que juró como vicepresidente de Barack Obama y las siete en las que lo hizo como senador del estado de Delaware.

El libro, de varios centímetros de grosor, y que su difunto hijo Beau también usó cuando juró como fiscal general de Delaware, ha sido una “reliquia familiar” desde 1893 y estuvo presente en “todas las fechas importantes”, dijo Biden al presentador televisivo Stephen Colbert el mes pasado.

Autoridades de la ceremonia de este miércoles contaron que Biden ha usado la misma Biblia para “jurar en cada puesto electo de su carrera de servicio público” y que entre sus páginas hay inscripciones de las fechas de cada uno de sus juramentos.

De esta manera, Biden sigue la tradición de muchos otros presidentes que usaron las escrituras conservadas en el seno familiar para tomar sus juramentos. Sus predecesores que han tomado la misma decisión incluyen a Ronald Reagan y Franklin D. Roosevelt, según el Comité Conjunto del Congreso sobre Ceremonias Inaugurales.

Algunos han abierto sus Biblias y posado sus manos en pasajes personalmente relevantes durante sus ceremonias. Bill Clinton, por ejemplo, eligió Isaías 58:12 – que insta al devoto a ser un “reparador de la brecha” – para su segunda toma de posesión después de un primer mandato marcado por cismas políticos con los conservadores.

Otros juraron sobre Biblias cerradas, como lo fue el caso de John F. Kennedy, el primer presidente católico, que en 1961 usó el tomo centenario de su familia con una gran cruz en el frente, similar a la de Biden.

Te puede interesar: https://noticiasenfasis.com.mx/internacional/sin-unidad-no-hay-paz-biden/

La tradición de utilizar una Biblia se remonta a la concepción de la propia presidencia del país norteamericano. El libro sagrado utilizado por el primer presidente, George Washington, apareció más tarde en la exposición del museo Smithsonian luego de que la logia masónica que la proporcionó en 1789 la entregara en préstamo. La Biblia de Washington se usó más tarde para los juramentos de Warren G. Harding, Dwight D. Eisenhower, Jimmy Carter y George H.W. Bush.

Pero no todos los presidentes han usado una Biblia. Theodore Roosevelt prestó su juramento de 1901 sin una después de la muerte de William McKinley, mientras que John Quincy Adams usó un libro de leyes en 1825, según su propio relato.

Algunos han empleado múltiples Biblias durante sus ceremonias: Tanto Barack Obama como Donald Trump eligieron usar, junto con otros, la copia en la que Abraham Lincoln prestó juramento en 1861.