El cohete chino, utilizado para llevar elementos para la construcción de la Estación Espacial China, está fuera de control y podría caer en los próximos días

Los restos del cohete chino Larga Marcha-5B, que entró de nuevo a la Tierra, están fuera de control y podría impactar sobre algún asentamiento humano en los próximos días.
Al respecto, los expertos de diversos países han determinado la zona en la que podría caer y podría causar daños de moderados a graves, hay un mapa sobre dónde podría caer, pero aún hay muchas dudas, por lo que el Pentágono de Estados Unidos ha manifestado su preocupación.

Cabe destacar que recientemente el cohete fue fotografiado en la órbita de nuestro planeta por el proyecto europeo de telescopios operados a distancia y luce amenazador.
Por otra parte, es posible que el cohete entre a la atmósfera terrestre ente el 9 y el 11 de mayo, su trayectoria puede cambiar a medida que nos acercamos al evento, dijo el astrónomo Gianluca Masi.

Aclaró que aunque son escombros enormes de 22 toneladas, con una dimensión de 30 metros de largo y 5 de ancho, es poco probable que esto ocasione daños serios, pero no todos piensan así.

El Comando Espacial de Estados Unidos, del Pentágono, está al tanto y rastrea la ubicación del Larga Marcha-5B, pero no ha podido determinar su punto exacto de entrada a la atmósfera, aseguran que sólo se sabrá hasta unas horas después de su reentrada.

La agencia espacial rusa Roscosmos también confirmó que monitorea la situación; apuntó que entre hoy y mañana (7 y 8 de mayo) aparecerán probabilidades reales de establecer su punto de caída.