Los candidatos favoritos son el economista Luis Arce, del Movimiento al Socialismo (MAS) de Morales, y el expresidente centrista Carlos Mesa, de Comunidad Ciudadana


Bolivia.- La jornada electoral transcurrió en calma, con largas filas y gente con cubrebocas este domingo en unas elecciones presidenciales que podrían determinar el futuro democrático de Bolivia, a casi un año de la anulada votación por denuncias de fraude y la salida del poder de Evo Morales.

Se trata de las elecciones “más complejas” de la historia democrática del país andino debido a una alta polarización política y temores a una convulsión social, señaló el presidente del Tribunal Electoral, Salvador Romero.

Los candidatos favoritos son el economista Luis Arce, del Movimiento al Socialismo (MAS) de Morales, y el expresidente centrista Carlos Mesa (2003-2005), de Comunidad Ciudadana, segundo en los comicios de 2019.

El expresidente Evo Morales pidió que el resultado de los comicios presidenciales de este domingo en Bolivia “sea respetado por todos”, a la vez que destacó que su partido MAS cuenta con su propio sistema de control del escrutinio.

“Es muy importante que todas y todos los bolivianos y los partidos políticos esperemos con tranquilidad a que cada uno de los votos, tanto de las ciudades como del área rural, sea tomado en cuenta y que el resultado de las elecciones sea respetado por todos”, dijo Morales en una declaración leída ante la prensa en Buenos Aires.

Dato Énfasis

Una interrupción del conteo rápido en los anulados comicios del año pasado por sospechas de fraude detonó un estallido social que derivó en 36 muertos y la renuncia de Evo Morales tras casi 14 años en el poder.