Hace tiempo quise despertar a alguien

Por Antonio Alcaraz

Intervenir directamente en el proceso de sanación, asimilación o desarrollo interno-espiritual de alguien sin que te lo pidan, puede traerte consecuencias o experiencias no del todo agradables y desgastantes.

Lo digo con plena conciencia de mis actos, palabras y sentimientos: más allá de tratar de ver por el bien común, hay que ver primero por el bien propio, pues, “para salvar a alguien que se está ahogando, primero hay que saber nadar”. No es un acto de egoísmo, es un acto de amor y autoreconocimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *