“Lamentablemente, en la actualidad estas presas se ven reducidas a una mancha de tierra, donde se arrojan escombros y deshechos», señala a diputada Teodora Islas

Durante los trabajos legislativos de este martes 4 de mayo, la diputada María Teodora Islas Espinoza, en compañía de sus correligionarios, Claudia Lilia Luna Islas y Asael Hernández Cerón, propusieron exhortar a los titulares de la Comisión Nacional del Agua en Hidalgo, de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales y de la Secretaría de Obras Públicas del Estado de Hidalgo, para que de manera coordinada realicen los estudios técnicos, económicos, sociales y en el ámbito de sus respectivas competencias implementen acciones para el desazolve de las principales presas y jagüeyes, de la entidad.

Asimismo, requirieron que de manera coordinada realicen los estudios necesarios y en el ámbito de sus competencias formulen y ejecuten programas de restauración ecológica de las presas “El Cascabel”, “El Colibrí”, “El Girón” e “Islas” y demás presas de pequeña captación de agua, así como de los jagüeyes de “Escobillas, “Jagüey Grande”, “Santa María” y “Yustepec” ubicados en el municipio de Epazoyucan.

“Lamentablemente, en la actualidad estas presas se ven reducidas a una mancha de tierra, donde se arrojan escombros y deshechos, prestándose así para prácticas indebidas de la población ocasionando la proliferación de enfermedades infectocontagiosas, así como de algunas especies todo esto derivado del descuido en el que se han dejado tales almacenamientos de agua. Esta situación afecta a 1,079 habitantes de las comunidades ubicadas alrededor de las presas “El Colibrí”, “El Girón”, “Cascabel” e “Islas”; aparte de abastecer de agua a los habitantes de dichas comunidades, estas presas, estando sanas, pueden contribuir a la preservación del medio ambiente beneficiando con ello a los 14,693 habitantes del municipio en comento, censados por el INEGI en 2020”, mencionó.

Agregó que, “el municipio cuenta además con 4 jagüeyes comunitarios “Escobillas, “Jagüey Grande” “Santa María” y  “Yustepec”, embalses que captaban agua de lluvia y funcionan como sistemas de acumulación de este vital liquido, son sistemas inteligentes, productivos y racionales que servían para dotar de agua a comunidades completas, sin embargo, corren con la misma suerte que las presas antes mencionadas, no les hemos dado el valor que tienen y los hemos destruido convirtiéndoles en bloques de tierra, piedra y basura, por tal motivo debemos de proteger estos embalses porque son la única opción en los pueblos, comunidades y municipios para captar el agua en donde carecen de sistemas modernos de dotación del líquido”.

Sostuvo que este problema impera en la mayoría de los municipios, lo que constituye un tema alarmante, en el cual debemos poner especial atención, porque estamos perdiendo dichos cuerpos de captación de agua que resolvían la situación de desabasto en época de lluvias pero desde hace tiempo se encuentran azolvadas sin que las autoridades competentes se hagan responsables de la restauración y funcionamiento de las mismas, lo que afecta de manera drástica a los habitantes porque les impide realizar las actividades primarias como la agrícolas y pesqueras, y por supuesto, actividades cotidianas.