La dependencia cuenta con núcleos básicos de atención en centros de salud municipales

Pachuca.- La pandemia por COVID-19 ha traído un importante impacto en la vida de las personas en todos los ámbitos, y uno de ellos es la salud mental. Para alcanzar una intervención y contención emocional oportuna y evitar efectos adversos ocasionados durante la crisis del coronavirus, la Secretaría de Salud de Hidalgo (SSH) cuenta con núcleos básicos ubicados en centros de salud de las cabecera municipales.

De acuerdo a Patricia Vega López, jefa del departamento de salud psicosocial del primer nivel de la SSH, el distanciamiento con nuestros seres queridos, dificultades económicas, y un clima de incertidumbre y preocupación, son componentes que pueden también aumentar el riesgo suicida, por ello, la importancia de poner especial atención en el comportamiento o ánimo de nuestros familiares.

Algunos factores de riesgo de suicidio asociados a COVID-19, son pensamientos negativos o pesimistas sobre el futuro, menor acceso a distracciones y actividades placenteras, desesperanza por pérdida de la fuente laboral, disminución de los ingresos o inestabilidad económica, por mencionar algunos.

Las señales de alerta ante el suicidio pueden ser: deseos y búsqueda de formas para herirse o amenazar con hacerlo con matarse, sentimientos de agresividad, desgano, cansancio, desesperanza o no tener razones para vivir, creer ser una carga para otros o el responsable de todo lo malo que sucede, mayor uso de alcohol, tabaco o drogas.

También puede presentar alteraciones significativas en el sueño, dormir demasiado o muy poco, aislamiento, alejamiento de familiares y amigos, sentirse atrapado, bloqueado o sufrir un dolor que no puede soportar.

Ante la presencia de estas alteraciones, es necesario estar alerta y solicitar atención médica, pues todos en algún momento de nuestras vidas podemos requerir la ayuda de un especialista en salud mental, inclusive a cualquier edad.

Pese a que todos los grupos de edad resultan susceptibles a presentar estos estados emocionales, los de mayor riesgo suelen ser los jóvenes y adolescentes, derivado de la reducción de las estrategias de bienestar, como contacto con amigos, deporte, colegio, entre otras.

Tener alguna enfermedad no transmisible como diabetes mellitus, hipertensión, sobrepeso, obesidad o dislipidemia, también representa un foco rojo, por ello es muy importante no detener la medicación, realizar actividad física, llevar planes de alimentación y terapia psicológica según las recomendaciones de salud.

La SSH cuenta con más de 25 especialistas que brindan atención desde los centros de salud.