El director Zack Snyder renunció a su salario para poder tener el control de su versión de ‘La Liga de la Justicia’, disponible en marzo


México.- Para tener el control de su versión de La Liga de la Justicia, que llega este 18 de marzo por HBO Max, el director Zack Snyder tuvo que renunciar a su salario.

“No voy a cobrar. No quería estar en deuda con nadie, y eso me permitió mantener mis poderes de negociación con esta gente bastante fuerte”, dijo Snyder a la revista Vanity Fair.

El director detalló a la publicación estadounidense todas las vicisitudes que enfrentó par que finalmente pudiera llevar a cabo una versión más oscura, de cuatro horas de duración y nuevos personajes y argumentos.

“¿Cómo se supone que voy a presentar seis personajes (como Batman, Superman, Flash, Aquaman, Mujer Maravilla y Cyborg) y un alienígena con potencial para dominar el mundo en dos horas? Quiero decir, puedo hacerlo, se puede hacer. Está claro que se hizo. Pero yo no lo vi”, compartió.

Lo que comenzó como una campaña en Internet se transformó en una costosa apuesta para que Snyder pueda rescatar una adaptación del cómic muy denostada, el creativo estima que el coste del rodaje y la postproducción es de 70 millones de dólares.

Todo inició en 2017, cuando tuvo una amarga experiencia con La Liga de la Justicia de ese año, ya que fue sustituido de la silla de la dirección por Joss Whedon.

El realizador de filmes como El Hombre de Acero y Watchmen: Los Vigilantes estaba enfrentado con Warner Bros. antes de marcharse del rodaje, pero fue una tragedia familiar la que finalmente lo convenció para pasar la batuta a Whedon después de que su hija Autumn, de 20 años, se suicidara.

Cuando se proyecto la reinterpretación de Whedon, el productor ejecutivo Christopher Nolan y Deborah Snyder, esposa del director y socia productora, tuvieron un mensaje contundente para Zack: “Nunca podrás ver esa película”, recordó.

Según los informes, Whedon volvió a rodar aproximadamente el 75 por ciento de la película, pero su comportamiento en el set ha provocado acusaciones de abuso por parte de actores como Ray Fisher, quien interpreta a Cyborg, y ha sido duramente criticada por los fanáticos, quienes lanzaron una campaña de presión para que el estudio volviera a estrenar la película, con el hashtag #ReleaseTheSnyderCut que se hizo viral.

Snyder dejó el proyecto y se llevó su computadora portátil que contenía su versión original, mucho más larga, de Liga de la Justicia. Sin embargo, no tenía efectos especiales ni música ni otras lindezas.

WarnerMedia, que buscaba llamar la atención sobre HBO Max trató de convencer a Snyder para que regresara, y la productora cedió para que Zack consiguiera el control del proyecto que no tuvo en el largometraje de 2017, a cambio de renunciar a su salario.