Datos duros, datos fiables

Por Francisco J. Siller

Han transcurrido 438 días del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador y aún se culpa al neoliberalismo de los problemas de México. La violencia, inseguridad y el fortalecimiento de los cárteles de las drogas; el desabasto de medicinas, la migración de centroamericanos y el crecimiento económico son temas que no acaban de ser resueltos.

 

Crisis tras crisis, sin que se vean resultados a los ofrecimientos en campaña que llevaron al político tabasqueño a Palacio Nacional. No se puede tapar el sol con un dedo. Esperamos tener un gobierno que actúe y resuelva los grandes problemas nacionales, no mañana, ni pasado. Hoy y ahora.

 

En su triunfal discurso del 1 de diciembre en el Zócalo de la Ciudad de México, López Obrador pidió un año para concretar su irreversible “Cuarta Transformación”. Han transcurrido 73 días sin que se vea mejoría, ni siquiera en el menor de los pendientes, pero ¿Cómo se va a avanzar si el gabinete solo atiende al dueño de la batuta?

 

Y como no hay plazo que no llegue a termino, aún le quedan 284 días para cumplirle a los mexicanos con cabalidad y que se vea un avance, si no sustancial, sí que refleje una mejoría. No con retórica, sino con información fiable y comprobable y no será así, mientras él tenga otros datos.

 

Sus “mañaneras” no reflejan la realidad y están plagadas de evasivas e inconsistencias, o porque no tiene la información o porque es mal informado por los responsables operativos de los programas de gobierno que están más preocupados por cuidar la chamba, que servir verdaderamente.

 

Tras la conferencia diaria del presidente siempre quedan dudas y preguntas que se pierden en el aire. La justificación la encuentra en sus constantes menciones sobre lo mal que gobernaban los anteriores y cuánta corrupción había. Quizá dice eso ignorando que la corrupción alcanza aún a funcionarios de su gobierno.

 

Los mexicanos queremos saber de acciones para lograr el crecimiento económico en el 2020, como se va a debilitar al crimen organizado y abatir los Índices de inseguridad. Conocer los datos duros sobre las macro obras como tren maya, Istmo, y refinerías, pero sobre todo, el destino de los recursos ahorrados por la austeridad republicana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *