Uno de cada 10 niñas, niños y adolescentes realiza algún trabajo, y en su mayoría realizan labores no permitidas, señala

Al inaugurar la exposición conmemorativa “Niñez Libre de Trabajo”, la senadora y presidenta de la Comisión de los Derechos de la Niñez y Adolescencia, Josefina Vázquez Mota, señaló que en México debería de haber cero tolerancia al trabajo infantil, de ahí que desde el Senado se legisla para hacer visible y dejar de ser indiferentes ante esta problemática que día a día va en aumento.

En el marco del 12 de junio, Día Mundial contra el Trabajo Infantil, Vázquez Mota afirmó que es necesario establecer un protocolo de actuación para el trabajo infantil, siendo urgente emitir un Plan nacional para erradicar el trabajo infantil, que involucre prácticamente a todos los niveles de gobierno, a todos los poderes, y todos los niveles de la sociedad.

“Se debe hacer un trabajo contundente para identificar y localizar los lugares, empresas y formas en el que las niñas, niños y adolescentes que trabajan para salvaguardar su interés superior. El trabajo infantil niega a las niñas y niños el derecho a una infancia digna, a una buena educación y a crecer seguros y protegidos contra todo daño”, expresó.

La legisladora por Acción Nacional sostuvo que de acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), México es el segundo país de América Latina con mayor trabajo infantil después de Brasil y arriba de Perú; mientras que el Inegi destaca que actualmente en nuestro país hay más de 3 millones de niñas, niños y adolescentes realizando trabajo infantil, y de los cuales, más de 2 millones lo hacen en condiciones precarias y principalmente peligrosas.

Asentó que debido a la pandemia mundial de Covid-19, se prevé que el trabajo infantil en México se incremente en dos millones más debido a la ausencia escolar, a la pérdida de empleos o a la falta de oportunidades para sus padres y al cierre de pequeñas, micros y medianas empresas; por ello, dijo, la exposición busca visibilizar la cara oculta del trabajo infantil que los violenta y condena a ciclos de pobreza y a pocas o nulas oportunidades de desarrollo.

“En México 3 de cada 10 niñas y niños que realizan trabajos domésticos cuentan con primaria incompleta. Uno de cada 10 niñas, niños y adolescentes realiza algún trabajo, y en su mayoría realizan labores no permitidas. De las niñas y niños ocupados que no cumplen la edad mínima para trabajar, cerca del 20 por ciento no asisten a la escuela”, detalló.

Vázquez Mota indicó que la secretaria de Trabajo y Previsión Social ha señalado que en México los sectores con mayor presencia de trabajo infantil son el agrícola, industrial-construcción y comercio, siendo las labores agrícolas donde más de 600 mil niñas, niños y adolescentes trabajan.

“Entre 2017 y 2019 cerca de 100 mil niñas y niños han ingresado a trabajar en nuestro país. De acuerdo con Inegi a nivel nacional, Oaxaca, Puebla y Chiapas ocupan los tres primeros lugares de niñas, niños y jóvenes en esta condición; mientras que Nuevo León, Ciudad de México y Baja California son las entidades con el menor porcentaje de trabajo infantil. De las niñas y niños ocupados, cerca del 40 por ciento aporta al ingreso de su hogar”, añadió.

La senadora aseveró que los principales motivos por los cuales las niñas y los niños realizaron algún trabajo económico son para pagar su escuela y/o sus propios gastos; por gusto o sólo por ayudar, y porque su hogar necesita de su trabajo.

María Josefina Menéndez, directora ejecutiva (CEO) de Save the Children en México, reveló que hasta ahora en nuestro país el trabajo infantil está normalizado y es invisible cuando se trata de atenderlo y prevenirlo.

“Lamentablemente ante la crisis por la pandemia se estima que el trabajo infantil en un lapso de solo un año incremente en cerca 200 mil niñas y niños más. A ello hay que sumarle los más de 3 millones de niños y niñas que abandonaron la escuela en el último ciclo escolar y que están en un grave riesgo de sumarse a las filas del trabajo infantil. Nos enfrentamos a un problema de gran complejidad”, abundó.

La senadora Audelia Villarreal indicó que en nuestro país no se debe normalizar el trabajo infantil, por el contrario, se debe de actuar con urgencia para evitar este flagelo que si bien la Constitución proscribe el trabajo infantil y la explotación en cualquiera de sus representaciones, esto no es real, cuando miles de menores son incluso sometidos a la esclavitud y en algunos casos, están separados de sus padres.

“Hagamos un llamado a la acción social y a todos los actores involucrados a no continuar normalizando el trabajo infantil”, externó Villarreal Zavala.