Violencia mediática en razón de género

0
179

Hemos observado desde años que uno de los personajes mas atacados en la historia de México ha sido nuestro Presidente López Obrador, desde calumnias, injurias y denostaciones que desprestigian la vida pública y hasta privada de una persona. 

En un análisis realizado por la Presidencia de la República se llegó a la conclusión que de 95 opiniones que se realizan acerca de la Cuarta Transformación el 66% son negativos y solo el 11% son positivos dejando un 23% neutral. Según SPIN, es el Presidente más atacado en 100 años después de Francisco I. Madero y concuerdo con eso, pues no existe día en que los medios de comunicación realicen una nota falsa sobre él o su familia cercana. 

Lo mismo pasa con Beatriz Gutiérrez Müller, quien ha sido atacada en diversas ocasiones por cuestiones insignificantes y que carecen de importancia. 

La sociedad y el gobierno deben condenar y en su caso establecer como un delito la violencia mediática en razón de género la cual consiste en la publicación de textos denigrantes, difamatorios, humillantes, vejatorios, discriminatorio que promuevan calumnias y atenten contra la dignidad directa de la fémina. Es importante establecer una reforma al Código Penal que castigue a medios de comunicación, y en su caso servidores públicos que atenten contra cualquier mujer sin quebrantar la libertad de expresión.

Existen consecuencias graves en la sociedad al difundir este tipo de mensajes insensibilizando a una audiencia o lectorado ante situaciones de violencia que no nos deben ser ajenos. Se debe cuidar el tipo de mensaje sin que este transgreda en la libertad de expresión sin dejar de lado la dignidad y los derechos humanos de las mujeres. 

Los medios de comunicación escritos como digitales y televisión tienen una alta injerencia y formación en la sociedad mexicana, por esto es importante realizar un conjunto de normatividades y reformas que protejan a la mujer para evitar su cosificación y desacreditación. Tenemos como objetivo y pilar fundamental luchar para que los medios de comunicación respeten los derechos humanos y erradicar contenidos amarillistas y denigrantes. Debemos contar con medios responsables que velen por un los intereses de todos sin caer en niveles de agresión e irascibilidad. 

Hoy somos mujeres empoderadas que debemos velar y cuidar de otras mujeres, ¡es nuestro deber hacerlo!

Como mujer, madre, profesionista, estudiante y trabajadora atenderé toda mi vida y defenderé las causas que agravien o perjudiquen la vida de las mujeres.