Notimex, crónica de un desastre

0
173

Notimex, la Agencia de Noticias del Estado Mexicano, sigue cuesta abajo en medio de un conflicto laboral que entró en su segundo año y que en momentos escala debido a que las partes enfrentadas -el Sutnotimex y la Dirección General- se torpedean mutuamente, en el primer caso bajo la expectación, angustiada y francamente exhausta de no pocos sindicalizados, una dirigencia ahora judicializada y pendiente de arrojar resultados concretos, y en el segundo, de un gobierno que promete soluciones que no llegan.

El hecho en sí de una huelga que rebasa los 15 meses habla por sí solo. ¿Qué está detrás de este prolongado conflicto? Una primera respuesta, tentativa necesariamente aunque reveladora en los hechos, es la intransigencia y el desinterés, que bloquean cualquier arreglo posible. Otra, indica que el objetivo clave radicaría en llevar al extremo la suspensión, formal si se quiere, de actividades en esa agencia para justificar un cierre definitivo de ese medio público cuya historia data de más de medio siglo. Es probable que sin admitirlo públicamente, este sea el propósito o la tarea sucia que se lleva a cabo en Notimex y que sería una de las hipótesis más probables a juzgar por los 15 meses y más del enfrentamiento con la base laboral que inició y sostiene la Dirección General prácticamente desde el inicio de sus funciones en marzo del 2019, en una cruzada descarnada y colmada de excesos y conductas atrabiliarias.

A la titular de Notimex se la ha señalado de cualquier cantidad de hechos indebidos en el ejercicio de su encargo. Despidos injustificados, violación flagrante del Contrato Colectivo de Trabajo, persecución del personal sindicalizado, hostigamiento, violación de la ley federal del trabajo, liquidaciones incompletas, creación de un sindicato blanco, expulsión policial de empleados, amedrentamiento, atropellos y vejaciones empleados y periodistas, falsedades para justificar el cese de empleados y emisión de extrañamientos laborales al margen de la ley.

Otros señalamientos contra la Dirección General tienen un origen extramuros de Notimex como fueron los casos de Artículo 19 con sus denuncias contra la titular de Notimex de orquestar campañas de agresiones en Twitter contra periodistas. El caso fue analizado y comprobado por Artículo 19 y Aristegui Noticias. Un informe de Signa_Lab ITESO abona al punto.

El propio Departamento de Estado de Estados Unidos emitió un informe crítico contra la titular de Notimex, a quien señalan de orquestar ataques contra periodistas, en un hecho inusitado, pero que fue calificado por la titular de la Agencia como una serie de mentiras para atacar al gobierno de López Obrador, quien le ha abierto un paraguas de protección todo este tiempo por motivos o razones que contrarían el sentido común.

Y aunque el presidente se ha pronunciado una y otra vez por la solución del conflicto que agobia a Notimex, ésta no termina de llegar. En vísperas de la visita a México de la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, fue levantado un plantón del Sutnotimex

fuera de Palacio Nacional bajo la promesa de que se reentablaría el diálogo entre las partes confrontadas en busca de resolver el conflicto sindical. A la promesa y aún compromiso, siguió nada, sólo nada.

Se sabe que en las últimas horas se han activado acciones en contra del ex dirigente del Sutnotimex, Conrado García Velasco, y de la actual cabeza sindical, Adriana Urrea, a quien presuntamente se citó ante la Fiscalía General de la República para que responda al delito de derechos de autor. Urrea negó que se le haya comunicado de manera formal esta orden de comparecencia, y negó los cargos.

Las acciones contra dirigentes y ex dirigentes del Sutnotimex indicarían la judicialización del conflicto, pero si un intento claro por descabezarlo cuando todo anuncia la agudización de un desastre.

El conflicto se alarga y la solución se ve cada día más lejana, lo que podría indicar que el fin último de éste podría estar cerca con el desmantelamiento de este medio de comunicación del Estado, cuyo presupuesto anual de unos 200 millones de pesos sería útil para alimentar y sostener la famosa austeridad republicana o como dijo el ex jefe de la oficina de la presidencia, Alfonso Romo, la pobreza sanfranciscana, que también tiene sus costos, claro.

Un comentario breve y final: Vaya manera de gestionar una crisis.

ro.cienfuegos@gmail.com

@RoCienfuegos1

Artículo anteriorBiden y Putin se reúnen en Ginebra
Artículo siguiente60,000 muertos de miedo
Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM y Maestro por la Universidad Politécnica de Tulancingo de Bravo, Hidalgo. Coberturas internacionales en Brasil, Colombia, Dinamarca, Jamaica, Perú, Taiwán, y Trinidad y Tobago. Corresponsal de Excélsior y Notimex en Estados Unidos y en Venezuela. Su trabajo aparece en McGraw-Hill, la revista colombiana Dinero, las agencias noticiosas Ansa, United Press International, Xinhua, Notimex, La Opinión de Los Ángeles, Hoy, The Dallas Morning News y Tiempos del Mundo. @RoCienfuegos1 ro.cienfuegos@gmail.com