Por Guadalupe Orona Urías

En medio de la crisis económica y de salud por la que atraviesa nuestro país, y de una serie de reclamos, de al menos una decena de gobernadores, de diputados que no alinean con el presidente de la República y su partido Morena, y de miles de mexicanos organizados en el Movimiento Antorchista Nacional, la Cámara de Diputados,con mayoría morenista, ha aprobado el Presupuesto de Egresos a ejercer en el 2021; nuevamente, como en los años anteriores correspondientes al ejercicio en el poder del gobierno de la 4T, sin admitir propiamente discusión de lo presentado por el presidente López Obrador, mucho menos propuestas y cambios al proyecto original; igualmente vimos la actitud sumisa, obediente y servil por parte de los diputados morenistas, esos que se supone están ahí para representar al pueblo y no a los intereses del ejecutivo o a su partido.

El Presupuesto de Egresos aprobado contempla un gasto neto de 6 billones 295 mil 736 millones de pesos para el 2021, con nuevos recortes: en el poder judicial (mil 130 millones), INE (870), FGR (71), entre otros organismos autónomos. Además, de los recortes más graves tenemos el que se hace a estados y municipios, el 9%. Castiga severamente los programas que ayudan a detonar y desarrollar la economía: 1) el presupuesto asignado para construcción de carreteras es menor casi en 50 por ciento con respecto a 2020, y 80 por ciento menos que a 2018. 2) El programa de Reconstrucción y Conservación de Carreteraspresenta una disminución de 22% comparado con el de 2020. 3) A pesar de la crisis económica y de los altos niveles de desempleo, no se contempla ningún apoyo a MyPIMES. 4) Sin considerar los recursos del Tren Maya, la actual administración disminuye casi tres mil millones de pesos para el sector turismo (55 por ciento menos que lo asignado en el presupuesto 2020). 5) No se considera ningún programa de apoyo a la vivienda.

Los recursos para atender la salud de las mujeres, también se ven seriamente afectados al reducir lo asignado en un cinco por ciento en comparación con 2020 y nueve por ciento respecto al 2108; por ejemplo, el programa Salud materna, sexual y reproductiva, presenta una disminución del 20 por ciento, es decir 500 millones de pesos menos con respecto a 2020; las acciones para atender cáncer de mama decrecen en 63 millones de pesos (16% menos en relación con 2020).

Ya en los años anteriores habían desparecido varios de los programas destinados al desarrollo de las comunidades, la salud, la educación e infraestructura básica; quitaron de un plumazo el Ramo 23, destinada a los municipios para la realización de obra básica en comunidades rurales y colonias populares; como sabemos eliminaron el Seguro Popular, dejando sin derecho a la salud a la inmensa mayoría de los mexicanos; asimismo desparecieron las guarderías para los hijos de las madres trabajadoras, los Comedores Comunitarios, etc. Y recientemente, con los consabidos argumentos de la “austeridad” y “combate a la corrupción”, eliminaron varios fideicomisos, entre ellos los destinados a la investigación, a la tecnología, la ciencia y la cultura;también, sin ninguna consideración y responsabilidad,eliminaron el FONDEN, el Fondo para desastres naturales destinado a resolver tragedias como la que hoy vive el sureste de nuestro país, sobre todo Tabasco y Chiapas, donde las inundaciones han dejado sin hogar a miles de mexicanos, y hasta hoy, como lo han denunciado, ni un solo apoyo ni acción gubernamental para remediar tan grave situación. O,¿pensará el presidente López Obrador que con el apoyo en efectivo que han recibido algunas familias a través de las Becas Benito Juárez o bien el apoyo a las personas de la tercera edad, podrán hacer las obras de infraestructura hidráulica que requiere Tabasco, para no inundarse constantemente, por ejemplo?

El Presupuesto de Egresos para 2021 deja sin recursos suficientes, de nueva cuenta, a estados y municipios para la realización de obras como pavimentación de caminos en zonas rurales, construcción de escuelas, centros de salud, obras de electrificación, agua potable, drenaje, espacios deportivos y culturales, vivienda, etc. No incluye ninguna partida presupuestaria etiquetada para la compra de vacunas contra el COVID-19. Pero sí contempla ocho nuevos programas por 4,047.4 millones de pesos, entre ellos, el de Apoyo a las actividades de Ayudantía y Logística de la Oficina de la Presidencia y tres de la Secretaría del Trabajo.Igualmente, contra toda lógica, está destinado el 22% del presupuesto a PEMEX Y CFE, empresas que siguen sin redituarle utilidades al país, pero sobre todo, destina recursos a sus obras emblemáticas, como la refinería de Dos Bocas, que técnica y financieramente son incosteables, como lo han demostrado los expertos. En contrapartida, para el rubro Gobierno de los Mexicanos (atender las demandas sociales)solo considera el 0.3% del Gasto Programable. Y aumenta el presupuesto destinado a la Secretaría de Bienestar, esa que reparte dinero en becas o en apoyo para adultos mayores, es decir, en transferencias monetarias que tienen claramente un propósito electoral.

En el Movimiento Antorchista Hidalguense, rechazamos totalmente cómo se piensan usar los recursos públicos, esos recursos que recaba el gobierno federal a través de los diferentes tipos de impuestos que pagamos todos los mexicanos, y consideramos que se debe redireccionar a combatir realmente la pobreza a través de impulsar el desarrollo en las colonias y comunidades marginadas, detonar el empleo y aplicar recursos suficientes para la educación y la salud y, algo vital, para combatir la pandemia. El presupuesto 2021 tiene marcadamente un objetivo electoral por parte del presidente de la República y su partido Morena, que ante la desesperanza y decepción que ha ocasionado su gobierno quiere, a como dé lugar retener el poder, ganar las elecciones en el 2021, comprando consciencias con el propio dinero de los mexicanos, todo ello incluso a costa de la vida de miles y de la desgracia de muchos, por ejemplo de nuestros paisanos de Tabasco y Chiapas. La única manera de impedir tan inhumanos atropellos y abuso de poder, es, como lo ha mostrado la historia, la fuerza y la voluntad del pueblo organizado.