The Beatles: 50 años del inesperado show en la terraza

El 30 de enero de 1969 en una azotea londinense el grupo más popular del mundo ofrecía un show sorpresa


México, 30 Ene.- El 30 de enero de 1969 fue una mañana fría en Londres. Y una mañana histórica: los Beatles se despedían de las actuaciones en vivo con un espectáculo sorpresa en una azotea. Fue un momento único de la historia de la música popular del que hoy se cumplen 50 años.

Allí estaban John, Paul, George y Ringo en su primer show en vivo en tres años, o sea desde que decidieron que, dado el nivel de fanatismo que despertaban, era imposible presentarse frente al público. Se concentraron en el estudio y no les fue nada mal: en ese periodo editaron, casi nada, el Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band y el llamado “álbum blanco”, entre otras obras maestras.

Fue un momento casi milagroso (¡los Beatles!, ¡en vivo!, ¡en horario de oficina!) que, para fortuna de aquellos que no estábamos por Londres en aquella mañana fría, quedó documentado en Let It Be, la película que acompañó el lanzamiento del disco que los había llevado a esa terraza de ese edificio de Saville Row, que alojaba las oficinas de la compañía que habían fundado, Apple.

Let It Be retrataba el proceso creativo del disco más tenso de los llamados cuatro de Liverpool, y para cerrarlo se pretendió mostrarlos como banda en un recital en vivo.

Tras absurdas propuestas, como tocar frente a las pirámides de Egipto o a bordo de un barco, se impuso la propuesta más obvia: “¿Y si tocamos en la azotea?”. Así se llevaron los instrumentos y se grabó el show.

El repertorio incluyó “Get Back”, “One After 909”, “Don’t Let Me Down”, “I’ve Got a Feeling” y “Dig A Pony”, un legado rockero de una banda que había pasado un montón de cosas juntos, que habían cambiado el mundo y que sabían que, como todo lo bueno, su juventud, su amistad y hasta los Beatles tenían fecha de vencimiento.

Quedaban dos discos más, Let it Be, donde estaban algunas de esas canciones y Abbey Road, una despedida brillante y tristona.

Así, ese encuentro en una azotea, allá tan lejos y tan cerca del mundo de los mortales cerraba una de las décadas más activas y visibles que haya vivido un ser humano hasta ese momento. Allí arriba, con frío, se los ve maduros, felices pero algo cansados y con cierta conciencia de que estaban cerrando un ciclo que jamás nadie se atrevería a repetir. Y de eso van 50 años.

El show fue suspendido por la policía por ruidos molestos, lo que demostró que los Beatles podrían haber encabezado una revolución pero no estaban a salvo de vecinos con baja tolerancia a los sonidos del rock.

Información de Agencias

Written by 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *