Conoce los hábitos sexuales más comunes

Un hábito es sinónimo de rutina y por increíble que parezca practicar el sexo no te exenta de ello


Por Arturo G. Lazcano

Un hábito es sinónimo de rutina, y en el sexo, este término no resulta muy alentador que digamos, sin embargo expertos revelan que en su gran mayoría los seres humanos tenemos nuestros propios hábitos para hacer el amor.

Rutinas que pueden ir desde un simple juego previo al acto sexual, una posición favorita, pero al final de cuentas un hábito.

Bondage: El bondage es una es una práctica erótica basada en la inmovilización del cuerpo, por medio de cuerdas, cintas, telas, cadenas, esposas u otras; definitivamente esta práctica se inició muchísimo antes de las 50 Sombras de Grey; un estudio revela que, el 27% de los americanos lo usan en su vida sexual diaria.

Fingir orgasmos: Este es un controversial tema en el que no solo las mujeres están implicadas pues aunque no lo creas, los hombres también pueden fingir un orgasmo, un dato contrario de lo que la mayoría cree. De hecho, un estudio reciente mantiene que el 30% de los hombres han llegado a hacerlo. ¡Pero ojo! Este es un mal hábito que podría afectar la vida sexual con tu pareja si no tratan de darle solución.

Sexo anal: Este no es un tema que solo competa a las relaciones homosexuales, en el caso de las mujeres, hay un porcentaje que no se atreven a realizar esta práctica, pero hay otras que lo han implementado en su rutina para hacer el amor. La pregunta es ¿por qué lo harían? Pues bien, estudios americanos, los orgasmos son más frecuentes (y a veces más potentes), a través de la práctica anal, más que de la forma tradicional (hablando de parejas heterosexuales). Sin importar qué tan tabú sea, la verdad es que cada vez hay más personas practicándola.

Masturbación: No es otra cosa más que el autoplacer. Y este, de acuerdo a expertos, es saludable, se siente bien y no debería avergonzarte. Varios estudios han revelado que el 94% de los hombres lo practican, y el 80% de las mujeres (entre 25 y 29 años) también lo han hecho mínimo una vez. ¡Un buen porcentaje, no crees!

No hacer ruido: Las mujeres del porno son muy ruidosas, contrario a las mujeres en la vida real que de acuerdo a una estadística son más calladas de lo normal. Y es que refieren que la mujer tiene que concentrarse tanto en su orgasmo, que internaliza sus sonidos de placer.

Explorar las fantasías sexuales: En el caso de los hombres que fantasear con el bondage o con vouyerismo es de lo más normal, sin embargo las mujeres de hoy en día se atreven cada vez más a explorar sus fantasías sexuales e incluso a hacerlas realidad. Esto, además de ser excitante, podría llegar a ser un poco peligroso, de ahí la importancia de que exista una buena comunicación con tu pareja.

Agencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *