Cantantes de K-Pop interrogados por escándalos sexuales

Seungri

Seungri, integrante de la banda Bigbang facilitó servicios de prostitución en una discoteca de Seúl a potenciales inversionistas de sus negocios en 2015


Las dos estrellas que protagonizaron uno de los mayores escándalos recientes en la industria del K-pop surcoreano fueron interrogados por la policía después de que supuestamente facilitaron servicios de prostitución y distribuyeron videos sexuales grabados sin consentimiento de las mujeres que aparecen en ellos.

Se trata de Seungri, uno de los integrantes originales de Bigbang, una de las agrupaciones coreanas más famosas de la historia, y de Jung Joon-Young, conocido por su participación en un exitoso programa de variedades de la cadena de radiotelevisión pública KBS.

Jung, de 30 años, fue el primero en comparecer en la sede de la Agencia Nacional de Policía (NPA) de Seúl, donde admitió que grabó en secreto varios encuentros sexuales que sostuvo con distintas mujeres y las compartió en una sala de chat de mensajería instantánea, en la que también estaban presentes varias estrellas de la industria musical coreana, entre ellos Seungri.

Por su parte, Seungri, de 29 años, fue el segundo en presentarse el día de hoy en la sede de la NPA por estar acusado de facilitar servicios de prostitución, prohibida en Corea del Sur, en una discoteca de Seúl a potenciales inversionistas de sus negocios en 2015.

Cabe recordar que el pasado 27 de febrero fue interrogado por este motivo, cuando salió a la luz su posible delito en el marco de una investigación diferente en torno a otro club nocturno de Seúl del que Lee era de relaciones públicas.

Hasta el momento, Seungri no ha admitido los cargos, pero al igual de Jung ha anunciado que se retira del mundo de la música y el entretenimiento, al tiempo que sus agencias de representación informaron este miércoles que rompían sus respectivos contratos.

En el aso especifico de Jung, será enjuiciado por el delito de atentar contra la intimidad de dichas mujeres y por la distribución de pornografía, la cual está prohibida en Corea del Sur.

Este escándalo ha enfurecido a varias mujeres surcoreanas que desde el año pasado le han declarado la guerra al llamado “molka”, videos íntimos de contenido sexual que se distribuyen en Corea del Sur, y que a veces se graban sin el consentimiento de quienes aparecen en ellos y se distribuyen ampliamente en sitios web del país asiático.

Written by 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *