Boston Celtics, nuevo destino para Kyrie Irving

Aunque el traspaso todavía no es oficial, varias fuentes periodísticas confirmaron que la operación ya está cerrada y sólo necesita de la aprobación de la NBA y de que todos los jugadores involucrados superen el reconocimiento médico

 

Los Celtics de Boston llegaron a un acuerdo con los Cavaliers de Cleveland para cerrar el traspaso de Kyrie Irving, a cambio del base Isaiah Thomas, el alero Jae Crowder, el pívot croata Ante Zizic y los derechos no protegidos de la primera ronda del draft del 2018 de los Nets.

Irving, de 25 años, el mes pasado le comunicó al dueño de los Cavaliers, Dan Gilbert, que no quería seguir con el equipo y que deseaba un traspaso. El base estrella ha sido claro al manifestar que no quiere seguir más a la sombra del alero LeBron James y que quiere estar en un equipo en el que pudiese tener más protagonismo con su juego.

Irving tiene un contrato por tres años y 60 millones de dólares, pero puede optar a entrar al mercado de los agentes libres antes de la temporada del 2019-2020.

El nuevo jugador de los Celtics promedió 25.2 puntos, 5.8 asistencias y 3.2 rebotes durante la pasada temporada.

Durante las Finales de la NBA del 2016, fue pieza clave para que los Cavaliers pudieran remontar una desventaja de 1-3 contra los Warriors de Golden State, con lo que los Cavs consiguieron el primer título de su historia. Sin embargo, a pesar de sus canastas decisivas, el mayor honor del triunfo se lo dieron a James.

Ahora llega a una plantilla plagada de jóvenes, y que se proyecta como el favorito junto a los Cavaliers para luchar por el título de la Conferencia Este.

Por su parte, Thomas, de 28 años, aportó 28.9 puntos, 5.9 asistencias y 2.7 rebotes por juego durante la campaña anterior, lo que ayudó a los Celtics a ser los campeones de la División Atlántico y tener la mejor marca de la Conferencia Este.

Thomas se lesionó durante los playoffs la cadera derecha y no jugó los últimos tres partidos de la serie de las finales de la Conferencia Este en que los Celtics perdieron con los Cavaliers. Pero el descanso le permitió no tener que pasar por el quirófano y estar listo para cuando comiencen los entrenamientos de la nueva temporada, aunque serán los últimos exámenes médicos a que será sometido el próximo septiembre los que determinen la condición física en la que se encuentra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *