Ágora: ¿Gobierno rudo a través de la burocracia?

El ciudadano rehén de los trámites ante el Estado


Por Alejandro Álvarez Manilla

A toda acción reacción “Ley de Newton” que no se cumple en acción de autoridad en México. Que vivimos un país desigual donde todos y cada uno de sus habitantes solo ven por su propio bienestar, y nunca por los de enfrente. Eso lo vemos día con día en el acontecer cotidiano. Ejemplo son miles; que si el policía de tránsito no vigilancia el tránsito vehicular y solo está a la saga para quien pueda comentar una infracción o bien carece de verificación o no le enciende algunas de las luces obligadas del auto.

Luego de lo más común, se pasa a la “impartición de la justicia”. Donde todo ciudadano que fue víctima de algún delito, luego padece del letargo judicial. Cómo encontrar a el personal de barandilla de mal humor, que representa un mal trato a la víctima del delito, un pleno desconocimiento del derecho legal y donde para declarar un robo por simple que sea se pasa por tres sujetos (mínimo), que con desconocimiento hasta del uso del teclado y computadoras, hacen las mismas preguntas y comenten los mismos errores. Así la víctima del delito padeció de un sistema judicial inoperante y tolerado por autoridades superiores. Donde solo impera la corrupción.

Pues como se sabe de aquellos que tuvieron la desgracia de vivir esta situación. Con horas perdidas en declaraciones, espera de peritos para confirmar y verificar el robo, donde la respuesta es simplemente inquisidora, la víctima tuvo la cumpla por el descuido. Descuido por ser honesto, descuido por ser mejor, descuido por vestir bien, descuido por tener un vehículo reciente, descuido por ser un mexicano cumplido en el pago de sus impuestos al Estado, y este lo califica de descuidado.

Por lo menos en la ciudad de México, donde se invirtieron miles de millones de pesos e la colocación de cámaras de video para inhibir el delito. El ciudadano al solicitar los videos tomados por esas cámaras que pagamos, no les son permitidos, se aduce “estaban volteadas” en el momento del delito. Pero la víctima, dice hay hora y se puede dar seguimiento de acuerdo a las características del vehículo en el que se cometió la transgresión, pero la respuesta es NO se puede.

Así es como en un breve texto se sintetiza lo que se vive en México para la impartición de justicia. Y ni que hablar de trámites comunes como abusos en cobros de servicios, como agua, luz, predial e infracciones, en todas las entidades del país. Esto claro sin olvidar gestiones federales, de asistencia social, laboral y penal. Y por supuesto trámites mayores para remodelaciones de fachadas, y permisos para apertura de comercio, donde el ciudadano se enfrenta a la rudeza del gobierno a través de la burocracia, misma que fomenta la corrupción. Corrupción de la cual pregonan todos los candidatos a cargos de elección, y se olvidan que ellos de alguna que otra manera la fomentan, al tolerar este tipo de acciones burocráticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *