Ágora: Debates como muchos qué, pero sin el cómo se hará

Por ALEJANDRO ÁLVAREZ MANILLA

El nuevo formato mejor, pero nos quedó a deber


Por espacio de los dos millones de mexicanos interesados por saber propuestas de quienes aspiran a dirigir el incierto destino del país, vieron con gran interés el sorteo de acusaciones de acusaciones y reparto de culpas, de chistoretes y golpes. Hubo muchas promesas y propuestas, pero no se dijo el cómo.

Sin ganador del debate concluyó este primero que tanta expectativa había provocado, los tres candidatos de alianzas partidistas, y los dos independientes hablaron para ellos y el círculo rojo. La gente los ciudadanos, los votantes fuimos olvidados.

A través de ataques que se su mayoría se centraron al candidato de la alianza de MORENA, mismo que las evadió y no se enganchó, solo dijo le echaron montón, montón de preguntas que no aclaro. La propuesta de Jaime Rodríguez el apodado “Bronco”, es un retroceso de sigilos como la barbarie por la supervivencia, el decir que se debe “mochar” la mano del que robe, es lo más ilógico que ahí se mencionó.

No se les dijo nada a los jóvenes a los Millennials, ni a esa clase trabajadora forjadora del desarrollo del país, de aquel obrero, ese oficinista, el agricultor, los empresarios y comerciantes que se quedaron esperando el cómo le harán enfrentar la difícil situación del país.

Si se trataron de limpiar con dar el dinero de sus prerrogativas a damnificados. Lo cual son es clientelar y promoción del voto. Ese dinero es producto del pago de impuestos que todo mexicano aporta a través del consumo IVA o de imposición directa como el ISR. Por lo cual NO tienen derecho de sentirse dueños de nuestro dinero para comprar votos.

En fin fue un debate sin convencer que se llevó dos horas entre acusaciones y evasivas y una barbarie. Aunque si quedo la duda, ¿Cómo pagarán sus campañas los Independientes?, las aportaciones en las cenas son insuficientes, las donaciones vía Facebook no alcanzaran. Es una duda que nos quedó a deber este nuevo formato del debate, que aunque fue mejor, no hubo suficiente tiempo para que los candidatos dieran una aclaración.

Así vimos a Ricardo Anaya y José Antonio Meade estructurados pero sin explicar el cómo. Un Andrés Manuel López Obrador evasivo que dejo más enigmas que verdades. Los independientes si le hablaron a los televidentes ¿será por el acercamiento que tuvieron los ciudadanos al pedir las firmas de apoyo?

Esperemos que en Tijuana y Mérida, los mexicanos veamos respuestas a los anuncios como las propuestas del combate a la corrupción y devolver la seguridad a la ciudadanía, y por supuesto del desarrollo económico del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *