Ágora: ¿De la dictadura perfecta al suicidio democrático?

México puede caer de la democracia hacia una democracia populista, demagógica


Por Alejandro Álvarez Manilla

Los tiempos actuales han cambiado visiones, recomendaciones y críticas. Las nuevas tecnologías utilizadas como herramientas de comunicación con WhatsApp, twitter, Facebook, Instagram, eventos y procesos políticos comunican de inmediato a la comunidad global del hecho, donde se suscite.

Cómo vivimos la agresiva campaña política y ahora el gobierno del presidente Norteamericano Donald Trump, con los miles de comentarios negativos hacia su persona que le han enviado de diversos países del mundo.

Hoy México no es la excepción. Con una feroz contienda donde tres candidatos a la Presidencia, se han postulado, y utilizando un vacío legal de las autoridades electorales utilizaron 60 días de una precampaña, que fue campaña, porque no hubo opositores dentro de cada una de las tres alianzas partidistas.

Estos tres meses incendiaron las redes sociales. Acusaciones chuscas, denuncias mediáticas aun sin sustento legal comprobado, y hasta payasadas se dieron a conocer a través del twitter y en mensajes más amplios a través de Facebook.

Bien esas campañas de lodo y acusaciones no pasaron desapercibidas por el escritor peruano Mario Vargas Llosa. Quien hace casi unas tres décadas calificó a los gobiernos presidenciales del PRI como la DICTADURA PERFECTA. Frase que fue utilizada por fuerzas políticas de derecha y algunos activistas de la oposición, para fustigar un gobierno de más de 70 años en el poder en México.

La semana pasada Vargas Llosa durante de la presentación de su obra La llamada de la Tribu, que se llevó a cabo en Madrid, España, aseguró que Andrés Manuel López Obrador representa una DEMOCRACIA POPULISTA Y DEMAGÓGICA, con recetas que están absolutamente fracasadas en el mundo entero, por lo que deseó que los mexicanos voten con lucidez y no con el estómago.

Expresión con la que se sumaron críticos mexicanos a recordarle vía redes sociales al político tabasqueño. A lo cual López Obrador, como ya es común en él rechazo el comentario con frases acostumbrados de denostación.

El escritor peruano, en tono burlón, descarto que el precandidato de la coalición Juntos Haremos Historia, sea un liberal. Pero en tono serio y tajante aclaró esta situación preocupante para México, “Las encuestas dicen que hay una posibilidad grande de que México retroceda de la democracia hacia una democracia populista, demagógica. ¿Van a ser tan insensatos los mexicanos teniendo el ejemplo trágico, horrible de Venezuela, de votar por algo semejante?”.

La frase mexicana que se puede aplicar “No me ayudes compadre”. Aunque esta declaración es para preocupar a los votantes, que deben razonar su sufragio y elegir a quién realmente pueda realmente planear un desarrollo con visión futura de México ante esta era tecnológica y dar una adecuada competencia global.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *